INTRODUCCION



"Tanto si piensa que puede, como si piensa que no puede, de cualquier modo está en lo cierto" Henry Ford


Montañista amigo, con el conocimiento, lo difícil o desconocido se vuelve fácil y accesible. ¡Que poca información teníamos en la decada del 90 y años posteriores, de muchas de las más altas montañas de Argentina y Chile! Algunas veces ascendimos una cumbre que no era la principal y otras tuvimos que dejar la expedición como mera exploración al recién poder determinar, ya al fin de la misma, por donde se debería haber accedido o ascendido! Y VOLVER. Durante años fui informando, con relatos y películas, de los resultados de las expediciones que realizabamos y las he condensado en este blog. Espero te sirvan mis relatos.

Jaime Suárez
jaimesuarezgonzalez@gmail.com

NO QUIERO MINERAS, O SUS CAMPAÑAS DE INTELIGENCIA, ANUNCIANDO EN MI PÁGINA...

Si le es útil la información de este blog, no deje de teclear en su publicidad, ayudará a mantenerlo; toma tiempo y casi nunca se recibe un "gracias"

13 octubre, 2008

IZTACCIHUAL Y POPOCATEPETL



VOLCANES DE MEXICO

IZTACCIHUAL Y POPOCATEPETL

ascendidos en 1997 y 1992 respectivamente


Jaime Suárez



En la última quincena de Diciembre del 2000 el Popocatepetl que venía siendo desde meses atrás cuidadosamente monitoreado y controlado en cuanto a evaluación de riesgo, entró en una importante actividad volcánica con etapas explosivas que lanzaron fragmentos incandescentes a más 1 y 2 kilómetros de distancia - enviando mucho más lejos a material de menor tamaño -, mientras elevaba una columna de ceniza a más de 3 km. de altura.
Se limitó de inmediato el acceso a unos 10 km. de distancia del mismo, incluyendo el sector que involucra el llamado Paso de Cortés y posteriormente se lo amplió a 23 kilómetros, obligando a estudiar y planificar la evacuación de unas 41.000 personas que habitan su entorno, muchas de las cuales ya habían comenzado a abandonar sus hogares.
Luego de unos 50 años de tranquilidad eruptiva, hacía 5 que había iniciado su actividad con erupciones y emisiones de cenizas y gases, lo que motivo a las autoridades a mantener la atención sobre el mismo y evitar la práctica del montañismo en sus laderas. A pesar de las prohibiciones cinco montañeses que lo ascendían aparecieron muertos en la zona cercana al cráter, en Mayo de 1996. Esto demuestra lo acertado de las medidas tomadas.


 El Popocatepetl, segunda cumbre mexicana, con 5.452 m y con la fumata volcánica que desde hace meses impide pueda ser ascendido


Como andinistas, que a veces los ascendemos, nos interesamos en los volcanes y rudimentariamente aprendemos que, en las formas de evolución de nuestro planeta, éstos se forman sobre una abertura por la que salen del interior de la tierra, gases, lava y roca fundida - magma – los que por acumulación van incrementando, en forma de montaña, el tamaño del volcán. El Popocatepetl es un volcán activo que ha tenido fuertes erupciones separadas de lapsos de reposo variables y como todo volcán activo representa un importante riesgo potencial. Hasta ahora las emisiones de ceniza no se consideran que pongan en peligro la seguridad de las poblaciones que lo rodean, pero de persistir la actividad podrían producirse lluvias moderadas de fragmentos de rocas y tal vez flujos de lodo motivados por el deshielo de los glaciares que aún coronan esta bella montaña. Ojalá en breve tiempo podamos nuevamente escuchar noticias de ascensos a su cumbre.


Había partido, durante un frío fin de Mayo del hemisferio Sur , vía Chile en un vuelo directo a México. Al arribar al aeropuerto me estaban esperando miembros de la Federación Mexicana de Excursionismo y Montañismo, viejos camaradas de la montaña con los que recordamos experiencias compartidas de ascensos por América, mientras esperábamos el vuelo en el que llegaba, - desde Guatemala donde se encontraba en una misión de paz del Ejército Argentino-, el Teniente Coronel José H. Hernández. Muy pronto nos reunimos todos junto a otros montañeros que arribaban de diversas partes de América y Europa.
Asistiríamos en Amecameca (a unos 60 km del Distrito Federal y a casi una hora de auto) al 4° Congreso Internacional de Protección y Difusión de Ecosistemas de Montaña organizado por la UPAME - UNION PANAMERICANA DE ASOCIACIONES DE MONTAÑISMO Y ESCALADA- y la UIAA –UNION INTERNACIONALE DES ASSOCIATIONS D´ALPINISME -. Luego de tratar los temas presentados por las federaciones participantes se emitiría la Declaración de Amecameca, íntimamente relacionada con los problemas de la ecología de montaña.

Todo México es un museo natural, donde destaca la belleza de sus montañas. Las cinco principales son: El pico de Orizaba 5.747 m, Popocateptl 5.452 m (Latitud N 19°01´18.30 Longitud O 98°37´39.50), Iztaccihuatl 5.386 m, Teyotl 4.570 m y Malinche 4.461 m. Si bien la cumbre más alta es el Orizaba, las más trascendentes y preferidas son el Popocatepetl y el Iztaccihual. Estos volcanes forman al Parque Nacional Izta-Popo de 25.679 Ha. Sus cumbres, separadas entre sí por unos 30 km. de distancia, eran antiguamente contempladas desde muchos lugares de la capital de este bello país, a pesar de encontrarse a mas de 70 km. Pero en la actualidad la contaminación atmosférica hace prácticamente imposible la visión de ellas. Esta contaminación es producida por más de 3 millones de vehículos y los más de 20 millones de habitantes del Distrito Federal (tal vez la ciudad mas poblada del planeta) ubicado a los 2.238 m de altura en un valle rodeado de volcanes, casi todos apagados.

Iztaccihuatl significa en el idioma Náhuat “mujer dormida” porque su perfil parece una mujer acostada, destacándose perfectamente desde la distancia la cabeza, el pecho, el vientre, rodillas y pies. Popocatepetl significa “montaña que humea” y es fácil imaginar su perfil como la figura de un guerrero arrodillado y apoyado sobre su escudo. Hay una bella y triste leyenda que se pierde en el tiempo y cuenta que cuando llegaron los Aztecas al Valle de Anáhuac y aún las montañas no terminaban de formarse, nació en Tenochtitlán una princesa Mexica llamada Mixtli. Su belleza hacía que fuese asediada por muchos nobles, en especial uno cruel y sanguinario llamado Axooxco. Pero ella amaba a un guerrero, Popoca, que había partido a luchar para conquistar el título de Caballero Águila y así poder conseguir, sobre el otro pretendiente, la mano de la princesa. Ésta ante el peligro que correría su amado y no queriendo aceptar a Axooxco, se quita la vida. Popoca regresa victorioso, y al ver muerta a la mujer que ama, tomó su cuerpo en sus brazos y se encaminó hacia las montañas. Allí permaneció acongojado al lado de ella, agachado a sus pies, hasta morir, pensando que la nieve podría despertarla del sueño. La muerte los convirtió en estos volcanes, Iztaccihuatl (mujer dormida) y Popocatepetl (montaña que humea) y se yerguen cercanos dominando el horizonte lejano de la ciudad de México.
Separado de ellos y más cerca de la capital, el actual Ajusco (representando a Axooxco), con sus 3.937 metros también impone su perfil.

Luego del congreso inexorablemente se imponía ascender a una montaña, que sería el Iztaccihuatl, y que tan cerca de nosotros (a unos 20 km.) habíamos tenido durante nuestras reuniones. Puede accederse a ella durante cualquier época del año, aunque sus mejores condiciones son en invierno. Es recomendable hacer cumbre antes de la una de la tarde, ya que suele cubrirse luego de nubes que dificultan ver el camino de retorno.
Con mucho entusiasmo nos preparamos para ascenderlo con Jordi, Joan y José junto a otros montañistas chilenos, venezolanos, guatemaltecos, colombianos, venezolanos, franceses, españoles y mexicanos.
jaime suarez
Ascendiendo el Iztaccihual...

También se podía apreciar desde Amecameca al Popocatepetl. El Popo, como cariñosamente se le denomina, hacía honor a su nombre ya que desde hace un tiempo una gran e intensa columna de blanco humo volcánico lo comunicaba con las nubes de altura. Su acceso estaba denegado por la actividad volcánica que presenta. Mientras nos desplazábamos en el micro que nos conducía al paso de Cortés, que separa a ambas montañas, - lugar desde el cual el conquistador proveniente de Veracruz, casi cinco siglos atrás, pudo contemplar la grandiosidad de Tenochtitlán -, no pude dejar de recordar cuando unos años atrás (1992) lo había ascendido luego de pernoctar en el cercano paraje de Tlamacas.
jaime suarez
Julia, Sara, Mercedes, Jaime, abandonando el refugio rumbo a la cumbre del Popo

Allí se encuentra el cómodo y bien instalado albergue de montaña Vicente Guerrero, a los 3.900 metros de altura. En esa oportunidad partimos del refugio antes de la salida del sol, que pronto nos brindó un maravilloso amanecer, ascendiendo sobre una arena de lava muy fina y manchones de nieve congelada. A los 4.400 metros de altura y luego de 3 horas de marcha, accedimos al lugar denominado Tres Cruces. Tras un breve descanso encaramos la pendiente del cono volcánico. Poco a poco y a lo largo de 4 horas fuimos superando los 1.000 metros que nos separaban de la cumbre. Al llegar a los 5.300 metros accedimos a un sector del borde del cráter, que tiene un diámetro de 350 metros y una profundidad de 250, debimos bordear durante una hora un sector del mismo para acceder a la parte más alta de esta montaña, soportando emanaciones sulfurosas que varias veces nos obligaron a poner nuestra boca muy cerca del suelo.


 Durante el ascenso, un pequeño descanso al borde del cráter

Desde la cumbre pudimos apreciar parte del Iztaccihuatl sobresaliendo majestuosamente entre un espeso manto de nubes. Recordé muy bien que me prometí volver para ascenderlo, y ahora 5 años después, lo estaba cumpliendo.

Tras pasar el Paso de Cortés, 3.650 m, llegamos a la La Joya, en el sur del volcán. Allí termina el camino y quedaría el vehículo esperándonos. En este sitio es necesario asentar los datos de los montañistas, con fecha, horario, rutas y día estimado de retorno, en un libro del Socorro Alpino Mexicano, que se guarda en una caseta de color amarillo y al regreso se debe anular el registro. Iniciamos la marcha del grupo ya pasado el mediodía. Una ligera nevada comenzó a molestar nuestro ascenso, y no nos abandonó durante las 4 horas que tardamos hasta el refugio República de Chile, que se encuentra por los 4.700 m y al que accedimos luego de superar los “pies” de esta montaña. En su entorno hay espacio para acampar. Luego de comer algo nos acomodamos en las literas superpuestas y colectivas y logramos el sueño entre las consabidas bromas sobre costumbres de las diferentes nacionalidades que integrában la cordada. Este refugio fue destruido posteriormente por el fuego provocado por irresponsables que no llegan a comprender la importancia que tiene para un montañista ni el trabajo de mantenimiento que le cuesta, en este caso, al Grupo de los Cien de México, una ejemplar institución de ecologistas miembros de UPAME.
A las 5 de la mañana, luego de un liviano desayuno y de colocarnos todo nuestro equipo incluidos los grampones, iniciamos el ascenso superando glaciares, transitando collados y sorteando peñones. Acompañados por ventiscas y nevadas esporádicas llegamos a “las rodillas”



El grupo avanzando rumbo a la "panza" del Iztaccihuatl

 y de allí a “la panza”.
jaime suarez


Tras una fuerte inclinación accedimos al “pecho”, donde está la cumbre principal con sus 5.386 m. Habíamos demorado en ese desnivel de poco mas de 600 metros más de 4 horas, fundamentalmente a causa del clima. No dejamos de festejar eufóricamente y de abrazarnos todo un singular grupo de alpinistas, andinistas e himalayistas. Una densa nube que nos envolvió en la cumbre comenzó a imposibilitar la visión a pocos metros y a hacer aparecer con tonos grises los colores de las banderas que se desplegaban.
El regreso se realizó muy lentamente, bajo situación no exenta de peligro a causa de la ya desatada tormenta, hasta los 3.500 metros donde por fin terminaba la capa de nubes y viento y estaba despejado. Más tarde llegamos a La Joya , donde luego de asentar el regreso, partimos en vehículo hacia Amecameca y, tras cargar equipajes, al Distrito Federal, donde seguiríamos cumpliendo compromisos oficiales .

------------------------------------------------------------------------------------------------
En el año 1521, y tras un segundo intento, fue un grupo de soldados enviados por Hernán Cortes, motivados por la necesidad de obtener azufre para fabricar pólvora, quién subió el Popocatepetl y alcanzó el borde del humeante cráter. El primero es ascenderlo fue el capitán Diego de Ordaz. Luego fue bajado dentro de un canasto Francisco Montaño, quién, con mucho trabajo halló azufre sedimentado en las entrañas del volcán
Se puede leer en “Cartas de la conquista de México” como midieron el cráter del Popocatepetl: “...y había de la una parte de la boca a la otra dos tiros de ballesta” Comparada la forma de tomar medidas de esa primera probable ascensión, con las que actualmente aplicamos utilizando el GPS, no deja de ser anecdótica.

jaime suárez

No hay comentarios: